Inicio
Introducir texto 
 
 
 
Sector
Actividad
Localidad
 
 
Introduzca su email
 
 
Domingo 13 de Diciembre 2009
No dudes en amamantar a tu bebé.

Fuente: Francisco Molina Durán. Médico de familia. Nº de colegiado: 30 221

¿Conoces las múltiples cualidades de amamantar al niño?

La lactancia es una actividad esencial, pero no sólo para el bebé, sino también para la madre y la familia en general, ¡Conocé porqué!

Para el bebé...

La lactancia es esencial para el niño pues la leche materna es el mejor alimento conocido para el lactante: no hay ningún otro que se le iguale en cuestiones de nutrición, todo lo demás son sucedáneos de esta leche y no podrán aportarle todo lo que la madre puede darle, pues los valores nutritivos son altísimos.

En segundo lugar, la leche materna es capaz de reducir alergias, infecciones y aumenta la inmunidad del niño. Además, se ha demostrado que previene la obesidad infantil, pues se ha comprobado que aquellos niños que no se han alimentado con leche materna siendo bebés han sido más comúnmente obesos en la infancia.

En el tercer punto encontramos que la leche es el mejor preventivo para la muerte súbita del pequeño. Estudios han demostrado que hay una clara relación entre los niños tratados con leche materna y un menor número de padecer la muerte súbita.

En cuarto lugar, estimula los lazos afectivos madre-hijo, algo esencial para el desarrollo psicológico y cognitivo del bebé en el futuro.

En la madre...

Mantener la lactancia en el niño puede ayudar a la madre para algo tan directo y pragmático como disminuir en un muy alto grado la posibilidad de padecer cáncer de mama y cáncer de ovario.

Además, en cuestiones económicas, debemos pensar que es la leche más barata. Aprovéchate económicamente de lo que la naturaleza nos aporta. A esto se une que la leche materna es la más higiénica y fácil de tratar y preparar, ya que no es necesario esterilizarla. Será más fácil de administrar y de preparar, pues puede darse en cualquier momento en el que el niño tenga hambre, sin tener que prepararlo.

También debemos tener en cuenta que amamantar reduce la hemorragia post parto porque reduce la refracción precoz del útero, ya que consigue que la motriz se contraiga.

Por último, también es muy importante para la madre el vínculo que surge de amamantar al niño. Es una manera de que la madre se adapte más a la nueva etapa que le espera en su vida: la familia ha cambiado ha llegado un nuevo miembro, al que gracias a la lactancia conseguirá unirse más y lo hará más fuerte, pues amamantar es imprescindible para la supervivencia cognitiva del niño.

En la familia...

En general, el lazo que surge al amamantar al niño es especial y único. La familia se acercará así más al nuevo miembro, y el padre, sin quedarse apartado, podrá ser partícipe de esta unión que aporta fuerzas y seguridad al pequeño.

¿Qué aporta la leche materna que no consiguen las leches convencionales?

La leche materna disminuye la posibilidad de padecer enfermedades como la otitis e infecciones gastrointestinales, como cólicos, porque le aporta un anticuerpo que sólo puede pasarle la madre y que sólo se le puede transmitir así, gracias a las proteínas que se transmiten al amamantar.

Además, al no utilizarse leches tratadas y derivadas de animales como la vaca o la cabra, disminuyen las alergias y la intolerancia del bebé.

Por otro lado, las proteínas que aporta la madre gracias a la leche materna se hacen en menores cantidades, por lo que no es necesaria tanta sobrecarga como con el biberón y en menor volumen se les puede aportar un mayor número de proteínas, por lo que de esta manera también cuidamos los riñones de nuestros hijos.

En cuanto a las vitaminas, a la leche artificial tienes que añadirle vitaminas al niño aparte, mientras que con la leche materna no hará falta un aporte al margen de vitaminas, sólo a partir de los dos o tres meses algo de vitamina D y a partir de los seis meses hierro; sin embargo, con el biberón sería desde el primer momento y en mayores cantidades.

¿Hasta qué edad debo amamantar a mi hijo?

No hay una fecha máxima para que dejemos de amamantar a nuestro hijo. Normalmente, suele acabarse a los dos años, pero depende de las posibilidades de la madre y del propio pequeño. Podemos determinar tres etapas distintas en el amamantado:

1º etapa (Hasta los 6 meses) → Sólo leche materna.

2º etapa (De los 6 a los 12-18 meses) → Leche materna con un poco de alimento progresivamente.

3º etapa (De los 12-18 a los 24 meses) → Se retira progresivamente la leche materna, según cada niño, y se va pasando al alimento exclusivamente.

¡No sé cómo compaginar mi trabajo con amamantar a mi hijo!

Hoy en día, las madres tienen que compaginar trabajo y embarazo, pero, agraciadamente, la ciencia nos ayuda para que nuestros hijos no se pierdan los beneficios de la leche materna. Además, también nos ayuda la legislación, pues existe la obligación de permitir una hora diaria de lactancia en el trabajo.

Existe un aparato que extrae la leche, que es fácil de utilizar, sencillo e higiéncio, y que permite guardar la leche extraída hasta 48 horas en el frigorífico, a - 4ºC, y congelada a -18º C hasta seis meses. Lo único que hay que tener en cuenta es que ha su salida debe calentarse al baño maría y no en microondas.

¿Cómo se adaptará el niño para amamantar?

La mejor forma es que cuando nace el bebé, haya un primer contacto piel con piel entre el niño y la madre, y que nada más nacer haya unas dos horas de contacto directo del bebé con la mamá.

Por ello, al nacer el niño, es importante que se ponga la barriguita del niño sobre la barriga de la madre, de manera que la nariz esté cerca del pecho. El bebé, por el solo, de manera instintiva, irá buscando de manera innata el pezón de la madre, y comenzará a chuparlo, cogiendo así toda la aureola, y evitando las grietas en la madre ya que la hidratará. Este es el motivo de que no haya que poner al bebé directamente en el pezón, si no que hay que dejar que naturalmente él lo busque.

Este momento es único y especial, será importante para la madre, y desde este primer contacto el vínculo de la madre y el hijo se irá cada vez estrechando más.

¿Debo llevar una alimentación distinta como madre al amamantar?

No es necesario, sólo se debe comer de todo. No hay que comer por dos, sino aquello que apetezca a la madre. Lo que sí es importante es que si se toma algún tipo de medicación se informe al médico, pues cualquier tipo puede ser peligrosa para el pequeño.

En todo caso, si se toma algún medicamento, será indicado que primero se amamante y después se tome dicho medicamento, para que no se le pase al niño.

Hay alimentos que dicen que es mejor no tomar porque pueden agriar un poco el sabor de la leche y que no guste tanto al niño, como la alcachofa, o la clor, coliflor o nabo.

Además, la madre deberá tomar el sol para que se le aporte bastante vitamina C, y calcio a veces, de manera que así se lo aporte al pequeño. Si ha tenido anemia por falta de hierro en el embarazo, también deberá cuidarlo a la hora de amamantar.

¡No te asustes si el niño pierde peso la primera semana!

Amamantando al niño, podremos darnos cuenta que pierde algo de peso la primera semana. No hay de qué preocuparse, pues esto es completamente normal. Tras el embarazo, el niño perderá peso, pudiendo adquirir un ligero color amarillo por la pérdida de alimento; en la segunda semana se estabilizará y a partir de la tercera semana irá adquiriendo peso y se recuperará. Es a partir de esta semana cuando si no adquiere peso deberemos consultarlo con el médico.

Debes vigilar en el niño...

    • Que tenga mucosa: labios y lengua húmedos. No es necesario darle agua con el bibe, porque con la leche estará ya suficientemente hidratado.

    • Que gane peso a partir de la tercera semana.

    • Que el niño esté contento, activo.

    • El cambio de pañales: Si son más de seis al día, querrá decir que el niño orina lo suficiente.

Y, en definitiva, no dejes de lado el amamantar a tu bebé, pues son muchos los beneficios que aportan al pequeño y a la madre, y porque los lazos únicos que surgen gracias a esto serán irrepetibles.

 
<< Volver
C.C. Thader
Hospital Quiron Murcia
Centro Comercial Nueva Condomina
Escuela de Educación Infantil Nenos