Inicio
Introducir texto 
 
 
 
Sector
Actividad
Localidad
 
 
Introduzca su email
 
 
Domingo 24 de Abril 2011
El Ábaco es una representación moderna del arte ancestral de la aritmética mental.

Bharat Aidasani

Director Nacional

UCMAS Spain

 

Aprender con el ábaco

 

Desde el año 2008, un total de 25 centros educativos de toda España han incorporado como materia curricular y extraescolar el llamado método UCMAS, un sistema de aprendizaje nacido en Malasia en 1993 y que tiene como herramienta fundamental un elemento tan tradicional como es el ábaco. Hoy en día, más de un millón de niños lo cursan en 5.200 centros repartidos por 43 países de todo el mundo.

 

¿Qué es?

El Concepto Universal del Sistema de Aritmética Mental (UCMAS, por sus siglas en inglés) es una representación moderna del arte ancestral de la aritmética mental. Este concepto se originó en China y su adaptación ha dado lugar a un programa que ayuda a estimular la actividad cerebral de los niños.

 

Este sistema parte de la base de que con el método convencional de aprendizaje y en la sociedad moderna en general se estimula el desarrollo del hemisferio izquierdo del cerebro (con conceptos como la lógica, el análisis, la computación, la información lineal y secuencial) dejando a un lado conceptos como la creatividad, la imaginación, el pensamiento holístico y la transmisión de la información en paralelo, propios del hemisferio derecho.

Los estudios en los que se basa el método UCMAS (certificado por los dos principales institutos de Aritmética Mental y Ábacos del mundo, la Sociedad China de Investigación Práctica del Ábaco y la Asociación de Aritmética Mental de Taiwán) han contrastado que la utilización del ábaco ayuda a la concentración de los niños, a mejorar su memoria auditiva y visual y a fomentar su creatividad, entre otras.

 

Beneficios

Memoria visual
El concepto de pensar en forma de imágenes ayuda al estudiante a rendir mejor, no sólo en matemáticas, sino en todas las asignaturas.

 

Capacidad de escucha
La práctica constante realizando sumas dictadas por el profesor, agudiza la capacidad de escucha de los estudiantes.

 

Comprensión
El uso como herramienta de aprendizaje del ábaco, así como de las tarjetas ilustrativas, mejora el entendimiento y la capacidad de retención.

 

Presentación
El arte ancestral de la aritmética mental presta atención primordial a la disposición y la apariencia. La práctica regular mejora la capacidad de presentación en los niños.

 

Imaginación y Creatividad
En una fase concreta del proceso de aprendizaje, el estudiante debe prescindir del ábaco con idea de que trabaje con uno imaginario. Ello contribuye a estimular el cerebro derecho y a desarrollar estas cualidades.

 

Rapidez y Precisión
La práctica constante en casa ayuda al niño a ser más rápido y preciso en la resolución de problemas.

 

Autosuficiencia y Confianza en sí mismos
A tan tierna edad, los estudiantes prescinden de la calculadora, volviéndose así más autosuficientes. Además, su autoconfianza se ve considerablemente potenciada.

 

La edad y duración

La edad adecuada para comenzar con este método se sitúa entre los 5 y los 13 años, siendo aconsejable empezar y terminar cuando el niño está estudiando Primaria. Es precisamente en esta edad cuando el proceso de acumulación de conceptos nuevos en el niño es más acelerado. Se trata de aprovechar esta fase del alumno para inculcar esta habilidad.

El sistema de aprendizaje con el ábaco dura unos 24 meses, con dos horas de clase a la semana que no interfieren en el temario del centro educativo. Para el tramo de edad comprendido entre los 5 y los 7 años, el método se estructura en 8 niveles de tres meses cada uno; mientras que para el tramo de edad comprendido entre los 8 y los 13 años, los niveles son seis.

 

El proceso

Al principio se toma el ábaco como una actividad lúdica, con diferentes juegos que trabajan la memoria a corto y largo plazo, la velocidad de la escritura numérica… es decir, que algunas de las actividades requieren un esfuerzo, otras entretienen… y es el profesor el que va dirigiéndolas, ya que se le ha dado una formación previa en este sistema.  

Poco a poco, el ábaco ‘físico’ va desapareciendo y deja paso a la visualización mental de esta herramienta, con la que los alumnos aprenden no sólo las operaciones matemáticas (sumas, restas, multiplicaciones y divisiones) sino que los beneficios se añaden al resto de materias educativas, incluso a otras tareas como tocar el piano. El niño sólo tiene que manejar las fichas de un ábaco físico que no tiene delante, haciendo todas las operaciones y asimilando la nueva información que recibe.

El método UCMAS no sustituye a las materias educativas, sino que las complementa y ayuda al alumno a asimilarlas mejor, incrementando el rendimiento escolar de cada uno.

 

En casa

En casa, los padres también pueden ayudar a sus hijos a practicar esta habilidad, con sólo 10 minutos al día con el ábaco. Y es que, como habilidad, el éxito de su aprendizaje estriba, fundamentalmente, en la práctica y no tanto en la capacidad intelectual de cada alumno.

Además, una vez que el centro educativo del alumno ha implementado este sistema, se hace una reunión con todos los padres para explicarles cómo funciona el método y cómo pueden ellos ayudar al niño.

 
<< Volver
C.C. Thader
Hospital Quiron Murcia
Centro Comercial Nueva Condomina
Escuela de Educación Infantil Nenos