Cómo influye dormir poco en tu cuerpo

dormir poco

Dormir es vital para conservar una buena salud, recuperar la energía perdida y mantener la mente y el cuerpo en forma. No es casual que los especialistas aconsejen dormir al menos 7 horas diarias. Con todo, mucha gente ignora dicho consejo y se toma sus horas de sueño muy a la ligera. Entre ellos, quienes practican ejercicios.

En esta ocasión hablaremos sobre cómo la falta de sueño influye en el cuerpo.

 

Dormir poco: efectos negativos en el cuerpo

Una de las funciones del sueño es marcar los biorritmos del cuerpo. Cuando no se duerme lo suficiente, estos se desajustan y el cuerpo no sabe de qué manera enfrentar el esfuerzo físico y mental que conlleva la jornada. A la larga, eso produce una sensación constante de cansancio y estrés.

Otro efecto negativo de dicho desajuste, es la alteración del apetito. El cuerpo determina el horario de comer en función de los biorritmos. Al ver reducido el intervalo de sueño, el organismo empieza a pedir alimentos fuera del horario normal, haciéndonos comer más que de costumbre. Esto conlleva a la concentración excesiva de grasas y azúcares, lo que dificulta mantener el cuerpo en forma.

Por otro lado, durante el sueño el organismo libera buena parte de las hormonas encargadas de regular sus principales funciones, entre ellas, la del crecimiento. Por tanto, no dormir bien reduce la capacidad de los músculos para desarrollarse adecuadamente, sobre todo después de los entrenamientos.

Efectos en el sistema cardiovascular

Dormir poco también afecta el sistema cardiovascular, pues no se libera suficiente cortisol, una molécula que produce estrés y exceso de azúcar en sangre.

Además, aumenta el riesgo de hipertensión y calcificación de las arterias, lo que hace mayor la probabilidad de sufrir infartos y enfermedades coronarias. Eso, sin contar con que agudiza los síntomas de la diabetes.

Recuerda que durante el sueño es el momento que nuestro organismo puede regenerarse para el día siguiente.

Deja un comentario