Inicio
Introducir texto 
 
 
 
Sector
Actividad
Localidad
 
 
Introduzca su email
 
 
Martes 29 de Septiembre 2009
Crear hábitos de rutinas en los más pequeños es algo esencial para su formación.

Fuente: Juana Caballero. Psicóloga y logopeda. Nº de colegiado 355.

       ¿Sabías lo importante que es crear rutinas en los más pequeños? A continuación podrás comprender porqué.

       Crear una serie de rutinas en nuestros hijos da señales de orden en ellos, y esa organización que tú vas enseñándole luego se irá generalizando en su propia vida.

        Un niño que tiene las actividades diarias desorganizadas es inseguro, porque desconoce qué debe o qué va a hacer en cada momento. Sin embargo, si su vida está organizada, sabrá qué es lo próximo en el día a día y será cada vez más independiente.

       El adulto debe enseñarle al niño que él determina dónde están los límites, y para ello crearemos unos hábitos, una organización en la vida diaria de nuestros hijos y de la casa.

       Es esencial que el padre o la madre estipulen una serie de pautas inquebrantables desde pequeños para que no crezcan como niños descontrolados, inseguro por la falta de esos límites.

      Nuestros hijos tienden a lo cómodo, a determinar qué quieren o no hacer, y eso es algo que los padres no pueden permitir, para que crezcan como personas con autocontrol, organizadas y seguras de sí mismas. El niño que ha crecido con todas las comodidades seguirá tendiendo a eso como adulto.

     Pero, ¿Cuáles son el tipo de rutinas que debemos crear en nuestros hijos?

    En general, girarán en torno a cinco grupos:

    • Comida: horario, lugar, posición...

    • Aseo: horario de baño, lavado de dientes, manos...

    • Juego: Tipos de juegos, tiempo destinado para estos...

    • Trabajo: Lugar para el estudio, tiempo dedicado a él, reparto de actividades...

    • Descanso: Horas de descanso, momento de acostarse, lugar específico para ello...

           ¿Tu hijo pone trabas a la hora de comer? ¡Soluciónalo creándole un hábito!

        En relación al tiempo destinado a la comida, debe haber siempre un horario determinado para ello. El niño deberá acostumbrase a que en casa se come a las 14:00 o se cena a las 20:30, con una merienda de por medio. Tiene que saber que no se puede comer entre horas, o que no es válido tener hambre a las 20:00 por no haber merendado a su debido tiempo.

       Además, es esencial destinar un lugar específico para sentarse a comer; no puede decidir un día comer viendo la tele, o en el patio, o querer cenar en su habitación. Si hemos destinado unas horas prefijadas del día a la alimentación, también se determinará un lugar para ello, creando una rutina clara y precisa desde pequeños, que impida oponerse a comer o alegue falta de apetencia, pues sabrá que es lo que debe hacer en ese momento.

        ¿Llora, se queja o enrabieta cuando es la hora de acostarse? Si creamos un hábito de sueño en ellos será sencillo de solucionar.

       Los padres deben establecer la hora de dormir en los más pequeños, crear una rutina de sueño. De esta manera, el niño comprenderá que a las 22:00 debe acostarse, sin poder poner resistencia a ello, pues es lo que desde pequeño se le ha enseñado y se le ha impuesto. Tú mandas sobre él, y el pequeño entiende este mandato sin oponerse.

       Unido al horario para dormir, también debe estipularse un lugar, y que esto sea inquebrantable. El niño no puede decidir dormirse en el sofá para que después los padres lo acuesten, querer dormir con el padre o madre al lado o en la cama del hermano. Existe su cama, el único lugar donde acostarse y descansar después del largo día transcurrido.

      ¿Y si donde notamos más problemas es a la hora del aseo? Las rutinas y el hábito también se encargarán de ello.

       Los adultos deben fijar una serie de rituales de limpieza como que después de cada comida siempre se tengan que lavar los dientes o limpiarse las manos antes de acercarse a la mesa.

       El baño también se estipulará a una hora determinada, algo que se marca desde que son unos bebés y que debe continuarse.

       Si como hemos visto, el pequeño se ducha a las 20:00 diariamente, cena a las 20:30 y se acuesta a las 22:00 adquirirá una rutina que difícilmente le costará realizar y que aceptará con agrado.


       Pero, si nuestro hijo sólo quiere pasar la tarde jugando, ¿cómo lo hacemos para que se acostumbre al estudio?

        También desde pequeños, el horario de juego debe repartirse con el tiempo para el trabajo y el estudio. En la vida de los niños no todo puede ser ocio o nunca sabrá cómo organizar sus exámenes y tareas escolares en un futuro.

         Desde bien pequeños, alrededor de los 3 o 4 años, debemos buscar una hora diaria en la que nos sentemos con nuestros hijos a colorear, recortar, pintar, ver cuentos... en definitiva, familiarizarse con el material escolar para que cuando tengan 6 o 7 años y comiencen a realizar deberes, sepan buscar un tiempo para ello y lo encuentren como parte del juego.

        Otra rutina recomendable es que, desde primero de primaria, dediquen todos los días por la tarde cinco o diez minutos a leer, en una hora específica.

        Está claro, que debemos ser algo flexibles con el tiempo estipulado. Si un día nuestro hijo está más cansado, se dedicará menos tiempo a los quehaceres escolares, pero siempre dedicando al menos un rato.

      Entonces, ¿Qué ocurre con los fines de semana?

         Si el niño ha estado así de organizado y controlado de lunes a viernes, el fin de semana será un tiempo para disfrutar en familia, ser más flexibles con la hora de dormir, alargar más el tiempo de juego o despertarse más tarde. El pequeño comprenderá que esto es así porque corresponde a la rutina del fin de semana y esperará con agrado su llegada.

       ¿Será dificultoso conseguir la costumbre a la rutina diaria? ¡No hay de qué preocuparse!

      Al principio deberás estar encima para comprobar que estos hábitos se cumplen, acompañarlo en su organización diaria, pero conforme sean más mayores se les irá exigiendo mayor autonomía: ducharse, ir a la cama, lavarse los dientes, comer... todo podrá hacerlo él solo. Y lo mismo ocurrirá con los estudios, pues por sí mismo sabrá qué tareas tiene que hacer para el colegio y cuál es la hora que se dedica para ello.

      El fin de todo esquemas de rutinas es que el niño sepa organizar su tiempo de manera autónoma y dependiente, con autocontrol, porque un niño con estas características siempre tendrá mucha mejor autoestima que el que no cuenta con ellas; el que no tiene un orden diario establecido hará todo como puede, sin tiempo para nada, dejando atrás tareas sin hacer, cosa que no ocurrirá con los niños a los que se les acostumbra a cumplir un horario rutinario: se verán reconfortados en su vida diaria y sentirán el premio de sentirse autónomos y saber que el adulto se siente orgulloso de ello.

 
<< Volver
C.C. Thader
Hospital Quiron Murcia
Centro Comercial Nueva Condomina
Escuela de Educación Infantil Nenos