Inicio
Introducir texto 
 
 
 
Sector
Actividad
Localidad
 
 
Introduzca su email
 
 
Martes 4 de Diciembre 2007
En el siguiente artículo hablo del papel tan importante que desempeña la alimentación de niños en edad escolar durante su etapa infantil, así como las dificultades que encuentran tanto padres como monitores con los peques a la hora de comer.

El comedor escolar como contexto educativo 

y el desarrollo de hábitos alimenticios 

Pilar Bernal Melero Profesora de infantil    

Pedagoga

Licenciada en ciclo superior de Inglés

 

En el siguiente artículo hablo del papel tan importante que desempeña la alimentación de niños en edad escolar durante su etapa infantil, así como las dificultades que encuentran tanto padres como monitores con los peques a la hora de comer.

Es un hecho conocido que la alimentación desempeña una función decisiva para el bienestar del cuerpo. Una alimentación correcta previene de enfermedades de toda patología y es fundamental para la salud.

El niño está en continuo crecimiento y el ejercicio es constante a estas edades, y una buena alimentación garantiza el desarrollo armónico físico e intelectual.

 

EL COMEDOR ESCOLAR.

A veces se da más importancia a la adquisición de conocimientos que tienen lugar la mayor parte del tiempo en el aula que al desarrollo de hábitos en el comedor.

El comedor escolar es un espacio educativo más que sirve para ampliar el proceso educativo nutricional y el desarrollo de hábitos; me refiero a hábitos de cuidado personal, salud e higiene, hábitos de alimentación y autonomía y de convivencia

 

Hábitos de higiene:

-valorar la higiene personal.

-lavarse las manos antes y después de comer.

-Utilizar correctamente las servilletas.

-No jugar ni tirar la comida fuera del plato.

-Cepillarse los dientes después de comer.

Hábitos de alimentación:

-Utilizar adecuadamente los cubiertos.

-Acostumbrarse a comer lo que se sirva.

-Tener una dieta equilibrada.

Hábitos de convivencia:

-Respetar las normas del comedor.

-No jugar o molestar a los compañeros mientras comen.

-Colaborar con la limpieza en el entorno donde se come.

-Tener buenos modales en la mesa y no hablar a gritos mientras se come.

Hábitos de autonomía:

-Mantener ordenado el espacio después de comer.  

-Aprender a comer de forma autónoma.

 

 

Es evidente que el niño sin ser consciente va adquiriendo hábitos de alimentación que conformarán la base de aquellos que mantendrá a lo largo de su vida y formarán un reflejo de su entorno familiar, social y cultural.

 

EL AMBIENTE:

El ambiente del comedor es esencial, una atmósfera agradable y sin tensiones es recomendable en el espacio educativo. En este sentido se puede crear un ambiente acogedor decorándolo con motivos que al niño le resulten familiares, o que haya trabajado en ellos anteriormente y que tengan que ver con los diferentes conceptos como: tipos de alimento, utensilios.

Cantar canciones tiene unos efectos positivos de valor educativo pues lejos de entretenerles les motiva para generar actitudes positivas hacia la comida y el momento en el que se desarrolla.

 

¿QUE LE APORTA AL NIÑO LA HORA DE COMER?

La actividad escolar y familiar de comer supone para el niño una influencia en el desarrollo psicológico, también constituye un momento  en el que se producen intercambios afectivos, sociales, culturales y por supuesto un momento adecuado para el desarrollo del lenguaje.

 

EL MONITOR:

El niño aprende de lo que ve (aprendizaje vicario o aprendizaje por imitación), en consecuencia el monitor debe ofrecer al niño modelos sociales adecuados  tanto verbales como de comportamiento, pues las consecuencias negativas ó positivas de las acciones de los demás también pueden ser observadas y tomadas como referencia para aprender.

 

ESTRATEGIAS:

Entre las estrategias que pueden seguir tanto padres como monitores bajo mi punto de vista y experiencia son:

 

Nunca asociar las comidas como castigo pues puede generar emociones y sentimientos negativos  como el rechazo a los alimentos cuando la intención es todo lo contrario.

Hacerle receptivo y acostumbrarle a nuevos sabores, alimentos, y texturas, eliminar el rechazo a nuevos sabores.

Hay que evitar prolongar el tiempo pues puede provocar aburrimiento y en consecuencia provocar una actitud pasiva e indiferente hacia la comida.

Percibir el apetito del niño, pues es la condición para aprender a comer y respetar los espacios de descanso alimentarios. Hoy en día el “tiempo es oro”y los papás llevan una agenda muy ajetreada, lo que les provoca un estado de ansiedad y nerviosismo que sin ser conscientes lo transmiten al niño a la hora de comer. El niño al igual que el adulto necesita su tiempo para comer, sin prisas y con el bebido descanso entre cucharada y cucharada.

La estimulación y la motivación son requisito indispensable para el aprendizaje. A esta edad los niños tienden a compararse con personajes fantásticos hecho que podemos tenerlo en cuanta para estimularles explicándoles que si tienen una alimentación adecuada podrán adquirir  parte de esa fuerza.

El niño necesita tener éxito, pues le ayuda a tener seguridad  para superarse a sí mismo y conseguirlo delante de los demás ayuda a otros niños, por tanto si un niño obtiene un reconocimiento por parte del monitor probablemente anime a los demás a querer ser reconocido.

A estas edades la opinión de los papás es muy importante y saben que lo que hagan tendrán consecuencias negativas o positivas y éstas últimas son fundamentales para favorecer y mejorar su actitud y comportamiento.

La hora de comer también puede ser fuente de conflicto en este caso el monitor debe adoptar una postura firme.

Hay que tener disciplina, paciencia y perseverancia si queremos obtener resultados a largo plazo.

 

COMUNICACIÓN ENTRE PADRES Y MONITOR:

La comunicación entre padres y monitores es imprescindible, de tal forma que la labor educativa desarrollada en el colegio puede verse de forma  continuada en casa.

Con este apoyo se asegura una mayor garantía en la buena alimentación de nuestros hijos.

En suma, padres y educadores deben seguir una línea común de actuación relacionada con la alimentación ya que la eficacia y éxito de la educación infantil se establece en la unificación de opiniones y criterios comunes entre padres y educadores.

 

 

 
<< Volver
C.C. Thader
Hospital Quiron Murcia
Centro Comercial Nueva Condomina
Escuela de Educación Infantil Nenos