Inicio
Introducir texto 
 
 
 
Sector
Actividad
Localidad
 
 
Introduzca su email
 
 
Jueves 30 de Junio 2011
El estilo de vida ha ido cambiando en nuestra sociedad y también lo ha hecho la edad en que pensamos en la maternidad.

María Isabel Sánchez Zapata, Jefe del Servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital Santa Lucía de Cartagena

 

LA EDAD

El estilo de vida ha ido cambiando en nuestra sociedad y también lo ha hecho la edad en que pensamos en la maternidad. Es un hecho real que desde mediados de los años 70, tanto en Europa como en EEUU, la media de edad para buscar un primer embarazo se ha incrementado en 4 años y ha pasado desde los 24-25 años a los 28-30 años. En otros países como Canadá la media de edad está en 29,6 años, en Suecia en 28,3 años y Holanda en 28,7 años. En nuestro país se estima que tenemos una media algo superior a 30 años. Los motivos por los que esto está sucediendo podemos buscarlos en distintas causas:

-Motivos laborales, bien por realización profesional o por no tener una estabilidad económica.

-La mujer hoy se casa más tarde.

-Segunda unión a una pareja.

-Progreso de las técnicas anticonceptivas.

-Desarrollo de técnicas de reproducción asistida.

A mayor edad la fertilidad disminuye y aumenta la frecuencia de enfermedades genéticas,  y  además se pueden ir añadiendo posibles enfermedades maternas, lo que hace que este tipo de embarazo tenga unas connotaciones especiales. El punto de corte a partir de la cual habría una subfertilidad, y los riesgos para madre e hijo serían mayores, está en los 35 años. Si bien esto no quiere decir que por encima de esa edad, y con los controles y consejos adecuados, no se pueda tener un embarazo normal.  

 

LA FERTILIDAD

Ya hemos comentado que con el aumento de la edad disminuye la fertilidad, precisando mayor número de ciclos menstruales para conseguir un embarazo y por tanto se prolonga el tiempo en que se consigue quedar embarazada. Ello está relacionado con una disminución y peor calidad de los ovocitos y por tanto más probabilidad de anormalidades cromosómicas, morfológicas y funcionales del feto. De igual forma, a mayor edad es mas frecuente que existan alteraciones hormonales ocasionando una disfunción ovárica. Solamente un 5% de mujeres con disminución de reserva ovárica podrán quedar gestantes, pese al empleo de agentes para inducción de la ovulación.

Además, con el aumento de la edad está aumentada la posibilidad de enfermedades médicas y quirúrgicas en la mujer. Tanto la diabetes, como la hipertensión arterial, aumentan su frecuencia con la edad, y pueden agravar o incluso impedir un embarazo. Existen también algunas enfermedades propiamente ginecológicas, que suelen también aumentar su frecuencia con la edad, como sería el caso de los miomas uterinos, endometriosis, infecciones pelvianas etc., pudiendo todas ellas interferir la fertilidad por distintos mecanismos. Otros factores que pueden influir en la fertilidad a estas edades son el estilo de vida, consumo de tabaco, de alcohol, de drogas, la obesidad y la frecuencia de los coitos. Por lo general las mujeres de mayor edad suelen tener una menor frecuencia que las jóvenes en el número de coitos.

 

RIESGOS PARA EL BEBÉ

En principio el embarazo de las mujeres de mayor edad tendría los mismos riesgos que los embarazos de las mujeres más jóvenes, pero a su vez este riesgo común para ambos puede verse aumentado por la existencia de algunos de estos problemas:

 

Abortos Espontáneos: 

En mujeres de mayor edad está incrementado el número de abortos espontáneos por trisomías y aneploidías debido  al envejecimiento de los ovocitos, disfunción hormonal y alteraciones uterinas. La mayoría de estos abortos ocurren entre las 6 y 14 semanas. Y por grupos de edad y según un estudio escandinavo  la frecuencia de los abortos estaría  en 12% para mujeres  por debajo de 30 años, en el 15% para las de 30-34 años,  25% para las de 35-39, 51% para las de 40-44 años y llegaría hasta el 93% para aquellas con edad igual o mayor de 45 años. 

 

Embarazos ectópicos, es decir, el embarazo fuera de la cavidad uterina: Este tipo de embarazo es una de las mayores causas de morbilidad y mortalidad materna. Se ha visto que en mujeres con edad igual o mayor de 35 años, tienen asociado un riesgo de 4 a 8 veces mayor de embarazo ectópico en comparación con la mujer joven. La causa de esto podría tener a su vez relación con infecciones pélvicas, patología de las trompas uterinas, múltiples parejas y la acumulación de otros factores.

 

Anormalidades Cromosómicas: 

Debido al envejecimiento del ovocito que dará lugar al óvulo, podría provocar una alteración en las divisiones que ha de sufrir tras la fertilización. En general se admite que al menos el 60% de los abortos precoces se deben a anomalías cromosómicas, siendo el riesgo por grupo de edades de 1.6%, 2.2%, y 4% para 38, 40, y 42 años respectivamente. La mitad de las anomalías cromosómicas corresponden al Síndrome de Down.

 

Anormalidades genéticas:

Estudios epidemiológicos han publicado una relación entre la edad avanzada paterna y materna y el riesgo de aparición de alteraciones enmarcadas dentro del espectro del autismo.

 

Malformaciones congénitas:

Independientemente de las alteraciones cromosómicas que pueden llevar asociadas unas malformaciones congénitas, en las mujeres de mayor edad se ha observado un riesgo en particular con las anomalías cardiacas. En algunos estudios recientes se ha visto que la frecuencia de malformaciones, por grupos de edades fue del 1.7%,  2.8%, y 2.9%, según pertenecieran al grupo de menores de 35, al de  35 a 39, o bien al de igual o mayores de 40 años.

 

RIESGOS PARA LA MAMÁ 

Estarán en relación con la existencia de enfermedades médicas y quirúrgicas previas a la gestación, como enfermedad vascular, enfermedad renal, cáncer, enfermedades autoinmunes, etc. cuya frecuencia está en la mayoría de los casos incrementada con la edad. El fumar, que es un factor de riesgo para todos los grupos de edad porque incrementa la morbilidad perinatal, tiene un riesgo especialmente alto en las mujeres de mayor edad. De todas estas enfermedades posibles que pueden complicar un embarazo, las más frecuentes son la hipertensión y la diabetes, aunque como hemos dicho antes, no son las únicas: 

 

La hipertensión: es el problema médico más frecuente en el embarazo y especialmente en mujeres de mayor edad. Además las mujeres de más de 35 años  tienen de 2 a 4 veces más posibilidades de tener una hipertensión arterial previa al embarazo, incrementada hasta un 5-10% para mujeres por encima de los 40 años.

 

La prevalencia de la diabetes  mellitus aumenta con la edad. Si la incidencia de la diabetes en la población obstétrica en general es del 3% este riesgo aumenta al 7-12% para las mujeres de más de 40 años.  La diabetes preexistente está asociada con un incremento en el riesgo de anomalías congénitas, mortalidad y morbilidad perinatal mientras que la diabetes gestacional  tiene como mayor complicación  la macrosomía fetal y sus secuelas. Pese a todo ello, tanto los problemas derivados de la hipertensión como de la diabetes durante el embarazo pueden ser  reducidos  mediante un control  adecuado en unidades especializadas.

También pueden existir problemas  placentarios, como la placenta previa y desprendimiento de placenta, siendo ambos más frecuentes en mujeres de mayor edad.

Se ha comprobado también que en embarazos de mujeres con edad  más avanzada, aumenta la frecuencia de recién nacidos de bajo peso y de partos prematuros, y todo ello supondría una mayor morbilidad perinatal

Las mujeres con edad mayor o igual a 35 años tienen un incremento del riesgo de feto muerto en comparación a las mujeres de edad mas jóvenes, es decir, tienen también mayor mortalidad perinatal. Para ella en la mayoría de los casos no se encuentra una causa, incluso después de controlar aquellos factores que podrían influir en la muerte fetal tal como la hipertensión, la diabetes, el sangrado anteparto, el tabaco y gestaciones múltiples. 

 

Gestaciones múltiples: el tener un embarazo múltiple se ha comprobado que es más frecuente a edades más avanzadas, tanto para embarazos espontáneos como para los obtenidos con técnicas de reproducción. 

 

Una mujer que haya tenido un embarazo anterior tiene todos los riesgos exactamente igual, si bien los sucesivos embarazos pueden verse agravados por factores como una cesárea previa, una incompetencia cervical, etc.

 

EL PARTO

Las mujeres de edad igual o mayor de 35 años, terminan el embarazo con más frecuencia por cesáreas que en gestantes de menor edad. La causa de este aumento de cesáreas está en relación con la alta incidencia de complicaciones médicas, la mayor proporción de partos inducidos y la mayor incidencia de presentaciones fetales anómalas. En cuanto a la mortalidad materna, se ha visto que es mayor en embarazadas de edad avanzada. Las causas más importantes son: hemorragias obstétricas, accidentes vasculares, embolias amnióticas, infecciones y miocardiopatias. Aún sabiendo que los riesgos están aumentados en las mujeres mayores de 35 años, no creo que la mujer deba renunciar a su maternidad; sólo tiene que ser consciente de los posibles riesgos y seguir un control por su médico y obstetra siguiendo todas las indicaciones que se le digan.

 

PREVENCIÓN DE RIESGOS

 

Los riesgos descritos pueden ser prevenidos, para ello es importante:

 

Realizar un examen previo con su médico, donde podrá con una correcta historia clínica detectar sus posibles enfermedades y corregirlas previamente  al buscar un embarazo,  y realizar un correcto examen ginecológico para descartar posibles anomalías como miomas, quistes, etc.

 

Llevar una vida saludable: Evitar la obesidad, no fumar, no consumir drogas o medicamentos que no precise, no tomar alcohol y comer alimentos nutritivos como cereales, legumbres o verduras.

 

Realizar un control prenatal desde el inicio del embarazo, donde su obstetra le indicará qué pruebas ha de realizarse en cada momento, y hoy en día con las pruebas de diagnóstico precoz  poder detectar con antelación cualquier anomalía en el feto.

 
<< Volver
C.C. Thader
Hospital Quiron Murcia
Centro Comercial Nueva Condomina
Escuela de Educación Infantil Nenos